Mis amigas dicen que estoy loca porque hago Crossfit

107

¿Os suena? Seguro que no soy la única a la que le dicen esto. Mis amigas ya no quieren entrenar conmigo porque piensan que no pueden seguir mi ritmo:

-“¿Qué haces Crossfit? ¡Estás loca! Se te va a poner un cuerpo horroroso y vas a ensanchar de espalda y piernas”

– “Nada, tú te matas demasiado, lo tuyo es exagerado, yo no necesito entrenar tanto para conseguir lo que quiero”.

– “Yo, si voy al gym, es para hacer algo de cardio. Si cojo pesas en seguida se me van a desarrollar los músculos y a mí eso no me gusta, voy a parecer un hombre”

 – “Hacer tanto deporte no es bueno, te estás pasando”

– “Yo no aguanto el Crossfit, se necesita mucho nivel para practicarlo”

Por eso, hoy, las dedico este post. Por ellas, para que vean que El Crossfit sí es de chicas, que si quisieran, no sólo podrían seguir mi ritmo, sino superarme. Son capaces de más de lo que ellas se imaginan, sólo tienen que confiar. Confiar en que van a conseguir eso que se proponen, pero con esfuerzo y dedicación. Confiar en que al coger pesas, no van a desarrollar músculo a los niveles de una atleta, si no, cualquiera podría competir. Confiar en que no se trata de entrenar mucho o poco, sino de una forma efectiva. Confiar en ellas mismas.

77-1

Nadie nace enseñado, aunque no hayas hecho deporte en tu vida, puedes hacer Crossfit. Sólo tienes que confiar en ti misma y darte tiempo para ponerte fuerte. Y con ponerse fuerte no me refiero a estar como esas chicas de las fotos hipermusculadas. Esas chicas han sacrificado muchas más cosas de lo que imaginas por estar así, así que, si ese no es tu objetivo, no te preocupes porque nunca te pondrás así.

¿Y por qué tenéis que confiar en esto que os digo? Porque desde que descubrí este deporte soy mucho más feliz. Mi cuerpo no ha ensanchado, se ha tonificado y vosotras estáis viendo el resultado. De verdad, no estoy loca. Ahora tengo callos en las manos y moratones en las piernas, pero en serio, no me pegan. Haciendo Corssfit no mueres de sufrimiento, triunfas por superarte a ti misma cada día. Los callos y moratones se quedan en un segundo plano cuando ves que ese interminable WOD lo has acabado y pensabas que te quedarías en la primera ronda. ¿Y para qué haces eso, qué mas dará terminar o no el entrenamiento? os preguntaréis. Porque conseguir algo que pensabas que eras incapaz es una motivación que termina siendo adictiva. Una adicción sana que deberían tener todas las chicas de este mundo. Ser adicto a querer ser mejor cada día, no es malo. Ser adicto a confiar en ti es lo mejor que te puede pasar.

100.jpg

En Crossfit se sufre, pero no de la forma que os creéis. No pago para que me maltraten, si lo hicieran, entonces sí estaría loca. Se sufre porque llega un punto en el que estás cansada y piensas que no puedes más, pero sí puedes. Puedes porque tienes un grupo de compañeros que te recuerdan que eres más fuerte de lo que pensabas, confían en tí más de lo que tú confías en ti misma. Y te motivan, te animan, te ayudan a seguir un camino hacia el éxito. Quizá suene exagerado, pero si os paráis a pensar, si  esto lo aplicamos a nuestra vida diaria, todo sería mucho más facil, ¿no creéis?

Si yo he podido, vosotras podéis queridas amigas

88.jpg

#nopainnogain #nadiedijoquefuerafácil #elcrossfitsiesdechicas

Fotos: @alvaropuertophotography

crosshefits
at

You may also like

4 comentarios

  1. Enhorabuena por el blog! y totalmente de acuerdo, yo no hago crossfit exactamente pero sé lo que es que te miren como loca cuando levantas más peso del esperado. Si nos ponemos a comparar es 100% seguro que tenemos más resistencia y fuerza que cualquiera de las que corren 15 minutos al día en una cinta… Yo no estoy ultra delgada (ni quiero estarlo), lo mío y supongo que lo que muchos buscan es fortaleza, mente y cuerpo, demostrarse a uno mismo que es capaz de cosas increíbles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *