Me quiero empezar a cuidar pero no sé cómo

1

“¡Hola! He visto tu web, tus progresos y me preguntaba si me podías dar algún consejo para conseguirlo, llevo un tiempo pensando en cuidarme pero no sé por dónde empezar”

Cuando recibo este tipo de mensajes, me entra un subidón… increíble! El ver que hay personas que se fijan en tí y les has motivado a empezar algo me da más fuerza para seguir

Pero, al lío. ¿Por dónde empezar?

Mentalízate

El primer paso es querer. Si quieres puedes, sólo tienes que interiorizarlo, mentalizarte de que la vida que vas a llevar supone un cambio a mejor en todos los sentidos. Tendrás mil tentaciones por el camino, pero si estás mentalizada, no supondrá mucho esfuerzo. Siempre planteate ¿realmente me compensa comerme esas patatas fritas o es un simple capricho?

Empieza hoy. Sí, ya mismo.

¿Pero cómo? Es fácil, siéntate y analiza:

  • ¿Cuántas veces al día comes?
  • ¿Tienes un horario para tus comidas?
  • ¿Qué comes en cada comida?
  • ¿Haces deporte? ¿Cuántos días a la semana?

Ya lo he dicho en más ocasiones, tienes que comer 5 veces al día, así controlarás mejor las raciones, no llegarás con hambre a la siguiente comida y comerás menos cantidad (que no significa que debas comer poco, son conceptos diferentes). Pero, ¿Qué cantidad? ¿Hay que pesar la comida? No, no es necesario. Yo siempre tomo dos platos, un primer plato de verduras, muy abundante y cocinado de la forma que más os gusten (al vapor, a la plancha, al horno, crudas…) y un segundo plato de alimentos que aporten proteínas: pescado, carne, huevos, tofu…

Captura

El descontrol de horarios es uno de los responsables de que no estés como quieres estar. Ponte un horario para cada comida y no te lo saltes, no hay excusas de “es que en clase no puedo comer” o “es que esto trabajando y no tengo tiempo a moverme de la silla”. No me vale, seguro que a tus compañeros les da tiempo a bajarse a fumar, tomar algo a media mañana o media tarde no supone más de 3 minutos si lo llevas ya preparado desde casa. La organización es vital para esto. A mí, las comidas que más me costaban eran las “del medio” hasta que me acostumbré. Os dejo alguna idea aquí:

¿Qué puedo comer a media mañana?

Si te paras a analizar lo que sueles comer en cada comida, tú misma te darás cuenta de los errores que cometes. Desayunar unas galletas con cola-cao, no es saludable y lo sabes. Así que empieza por desayunar bien, ya os he hablado de desayunos nutritivos en este post. A la hora de comer, quítate el postre y el trozo de pan para mojar en la salsa. Ah y la salsa, a no ser que sean verduritas al vapor trituradas, mejor que la evites. Puedes cocinar rico y sabroso sin necesidad de salsas. Al principio te costará, pero llegará un día en el que ni se te pase por la cabeza. Y los fritos… fuera! Tú sabes tanto como yo qué alimentos son sanos, así que si lo sabes, inclúyelos en tu dieta y si no lo son, evítalos.

Si haces deporte, sigue así. Y si no lo haces, ¿a qué esperas? Nadie te va a levantar del sofá, solo tú puedes tomar esa decisión, así que no busques excusas! ¿Por qué no empiezas ya mismo con esta rutina?

img_0298

Pequeños cambios son los que marcan la diferencia, ve incluyendo poco a poco las mejoras en tu dieta hasta que llegue un punto en el que todo lo que comas sea healthy. Si comes un filete con patatas fritas, cambia las patatas por ensalada. Si meriendas un bollito, cámbialo por una pieza de fruta. Si cenas pescado rebozado, hazlo mejor a la plancha.

Son pequeños trucos, si quieres más estate atenta a las novedades:

https://www.facebook.com/elcrossfitsiesdechicas/

@carmendlafuente

#elcrossfitsiesdechicas

crosshefits
at

You may also like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *